Aprender es mi trabajo (IV). Mnemotécnicas: cómo memorizar aquello que desees con cuatro técnicas que no te enseñaron en el cole

Aprender es mi trabajo (IV). Mnemotécnicas: cómo memorizar aquello que desees con cuatro técnicas que no te enseñaron en el cole
 \  Aprendizaje  \  Blog  \  Aprender es mi trabajo (IV). Mnemotécnicas: cómo memorizar aquello que desees con cuatro técnicas que no te enseñaron en el cole

Aprender es mi trabajo (IV). Mnemotécnicas: cómo memorizar aquello que desees con cuatro técnicas que no te enseñaron en el cole

Comparte la información con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

“Imagination is more important than knowledge. For knowledge is limited to all we now know and understand, while imagination embraces the entire world, and all there ever will be to know and understand.”

Albert Einstein

Aprender a aprender​

​Emprendí esta serie de posts basándome en una necesidad percibida a lo largo de los años que llevo estudiando: a los estudiantes no se nos enseña a aprender.

Como aprender es una habilidad transversal que absolutamente todo ser humano tiene que dominar en mayor o menor grado para poder avanzar por la vida, creo completamente necesario profundizar en aquellas áreas del conocimiento (psicología cognitiva, neurociencia, etc.) que nos permitan aprender a aprender. ​

Nadie te enseñará a aprender a aprender en la escuela, ni en el instituto, ni en la facultad.

Y si lo hacen, eres uno de los pocos privilegiados.

Esto es así, parcialmente, debido a una creencia muy arraigada entre educadores: la forma de aprender de cada uno es personal, no debemos influir demasiado en ella pues cada una es distinta.

Esto tiene una pequeña parte de verdad y una gran parte de mentira.

Cada uno tenemos nuestras peculiaridades a la hora de adquirir información, pero hay técnicas, formas y maneras empíricamente testadas y validadas mediante las cuales la retención de información es más sencilla y duradera.

Técnicas que aprovechan nuestras capacidades cognitivas innatas y hacen trabajar al cerebro como a él le gusta. 

Obviarlas y dejar a los alumnos en una búsqueda personal ante "su mejor forma de estudiar" es, cuanto menos, negligente.


Volviendo al contenido de las series "Aprender es mi trabajo":​

En el primer post comentamos la inefectividad de la técnica de estudio por excelencia: leer y releer.

Seguimos con el segundo artículoanalizando el retrieval o recuperación activa de la información aprendida, una potentísima herramienta para retener información a largo plazo.

En el tercer post ahondamos en la repetición espaciada y diseccionamos algún que otro programa que nos permitiera incorporarla en nuestras sesiones de estudio.

Terminamos hoy con esta serie de posts​, cuya acogida ha sido francamente buena, con unas palabras sobre las conocidas reglas mnemotécnicas. 

Veremos que existe un mundo más allá de lo que nos han enseñado, y trataremos de explicar cómo podemos usar​ éstas herramientas para memorizar más y mejor, tener éxito en nuestras pruebas y disfrutar más del estudio (de eso se trata). 

¿Qué es y para qué sirve una mnemotécnica?

​Es por todos conocido que una regla mnemotécnica o mnemónica es una herramienta que nos facilita retener información de manera más sencilla. 

Las mnemotécnicas son casi tan antiguas como la civilización occidental. Los primeros registros que tenemos de ellas datan de la Grecia antigua, donde tanto los sofistas como Aristóteles, Platón, Cicerón o Simonides las utilizaban para realizar sus ensayos, disertaciones orales, poemas o, simplemente, como herramienta práctica para recordar en la vida cotidiana (recordemos que entonces no existía Evernote, y la hegemonía de los post-its aún no había tenido lugar).

Las mnemotécnicas son utensilios que sirven, fundamentalmente, para organizar la información aprendida en la memoria y acceder a ella fácilmente cuando la ocasión se presente.

Son algo así como una biblioteca y bibliotecario mental.

Pero cuidado, como todas las demás técnicas, trabajan en sinergia y no son útiles por sí mismas.

Para tener éxito en el uso de una mnemotécnica tienes que dominar con toda la maestría que seas capaz el tema en cuestión.


Con las mnemotécnicas se han hecho cosas maravillosas.

Cuentan que en la época del imperio de Genghis Khan, la única forma segura que tenían los guerreros de transmitir informes a lo largo del vasto imperio mongol era con mnemónicas introducidas dentro de poemas, rimas y canciones populares. ​

Dentro del deporte de la memoria, los atletas mentales se basan en técnicas mnemónicas para conseguir hitos tales como:

​La reacción normal ante tales hazañas es pensar que las memorias de estos individuos no son de éste planeta. 

Que sus genes hacen la mayor parte del trabajo.

Que son frikis de la naturaleza, monstruos mentales.

Pero NO

Son personas normales, como tú y como yo, que decidieron un día perfeccionar un arte.

​El arte de la memoria.

De lo que se deriva que tú también puedes conseguirlo, si gozas de la motivación, concentración y tiempo necesario para potenciar una técnica al máximo.

Y si no me crees, ahora lo comprobamos. 

¿De verdad es necesaria tanta memorización?​

¿Y por qué tratar de fortalecer la memoria en la época en la que vivimos? ¿No tenemos a Mr. Google para solucionarnos la papeleta?¿Quién invertiría esfuerzo en memorizar la lista de la compra cuando podemos anotarla en un post-it y quedarnos tan tranquilos?

Intentaré convenceros de que el papel de la memoria sigue siendo crucial en nuestra tecno-sociedad occidental. ​

Además de para mantener el cerebro en forma y prevenir enfermedades neurodegenerativas (lo cual no es poco), entrenar la memoria y aumentar el número de datos que conoces tiene un beneficio oculto.

Se está creando entre la sociedad de educadores ciertos prejuicios contra la memoria nada buenos. Ahora se tiende a pensar que todo lo que desentrañe memorización es malo.

Que los niños tiene que potenciar sólo su creatividad, su capacidad de análisis y de solución de problemas.

Y todo esto está muy bien, y es cierto, tenemos que potenciar esas habilidades.

El problema es que sin conocimiento, no hay nada que potenciar.

Sin conocimiento, no se puede ser creativo.

¿Crear en base a qué? ¿Crear de la nada?​

​Primero viene el trabajo feo y maloliente, las eternas horas dominando una materia,  y después viene la creatividad.

El cálculo infinitesimal o la teoría de la relatividad no fueron impulsos creativos que partieron de la nada, fueron fruto de un ingente número de horas dominando conceptos básicos en física y matemáticas, con el mágico corolario que supusieron descubrimientos de tal calibre, que siempre aparecen a posteriori.

Se quiere idealizar el acto creativo, pensar que todos los niños son Darwins o Max Plancks por defecto, desconsiderando el siempre necesario trabajo en las sombras, las miles de horas que estos grandes​ nombres pasaron dominando un arte deliberadamente. 

Se quiere creer que el genio de Mozart vino de la nada. Pero ese genio empezó a tocar el piano con la edad de 4 añitos. ​

Querer ser creativos sin conocimientos es como querer elaborar una receta sin ingredientes.

Es una ilusión óptica. ​

El ejercicio de la memoria es un paso necesario sin el cual la creatividad, llanamente, no existe. ​

​Las mnemotécnicas, por lo tanto, son tus aliadas a la hora de almacenar y organizar la información aprendida en las estanterías de la memoria. 

¿Por qué funcionan las mnemotécnicas?

​Las mnemotécnicas se apoyan en "debilidades" del pensamiento y de la mente humana para facilitarnos la retención de cierta información.

Por ejemplo, sabemos que la memoria visuoespacial del ser humano es mucho más poderosa que la memoria para dígitos, palabras y datos abstractos.

Evolutivamente no puede ser de otra manera: el lenguaje y la numeración son inquilinos neurológicos muy recientes. Son herramientas que aparecieron hace muy poco en el panorama evolutivo (igual que los alimentos procesados).

La visión y su prima-hermana la imaginación, sin embargo, llevan con nosotros desde el principio (igual que la comida de verdad no procesada). Nos permitieron sobrevivir como especie.

Sin visión no había vida, eramos presas indefensas.

Es por ello que recuerdas perfectamente la última escena de Titanic o de Gladiator, pese a que no las ves desde hace años. Es por ello por lo que nunca se te olvidará la elegancia de la Torre Eiffel iluminada por la noche​ o las cataratas de Iguazu, si has tenido la oportunidad de presenciarlas. 

Pero si olvidarás el texto que te mandaron leer en bachiller para prepararte la selectividad.

Cuando hacemos una Resonancia Magnética funcional (RMf) a los atletas mentales mientras están memorizando o recuperando información, es precisamente el cortex parietooccipital (área encargada del procesamiento de información visuoespacial) el que se enciende como una antorcha. 

Las mnemotécnicas también se aprovechan de la facilidad con la que memorizamos melodías y rimas. Por eso, pocos estudiantes de Medicina desconocen que hacer ante un Mieloma Múltiple:

Si el Mieloma te acojona, Melfalán y Prednisona​

Es la razón por la que los estudiantes nos volvemos locos cuando una odiosa canción se te mete en la cabeza y no te deja estudiar. 

Las mnemotécnicas de siempre: merecemos algo más​ útil

Todos hemos estado expuestos a las mnemotécnicas antes o después. ​

​El problema es que aquellas que conocemos son muy básicas y limitadas. 

Analicemos algunas de las más comunes entre las que usamos los médicos (el contenido de las mismas no es importante, solo quiero que nos fijemos en la estructura).

Lógica semántica: el orden alfabético​

Fármacos frenadores de la FA (Fibrilación Auricular):

  • Amiodarona
  • Betabloqueantes
  • Calcioantagonistas
  • Digoxina​

MNEMO: ABCD

La muñeca rusa (esconder detalles dentro de palabras)

Eritema NODOSo es:

  • NO vasculitis, NO cicatriz
  • DOloroso
  • Septal​

Acrónimos (utilizar varios items para formar una palabra que nada tiene que ver)

El tratamiento del edema agudo de pulmón es una MOVIDA:

  • Morfina
  • Oxígeno
  • Vasodilatadores
  • Inotrópicos positivos
  • Diuréticos
  • "Asentarse"​

Comparación: buscar similitudes semánticas entre dos palabras

La ceftaZiDiMa es la mejor cefa antiZeuDoMonas.


​El problema de estas reglas mnemotécnicas es que siguen siendo, a excepción a algunas realmente buenas, demasiado abstractas para ser memorizadas. 

"MOVIDA" no tiene ninguna relación lógica con "Edema agudo de pulmón". Y lo que precisamente usa nuestro cerebro para recordar son asociaciones que (lo sean o no), él considera lógicas.

Por lo tanto cuando en un examen te pregunten el tratamiento del EAP, tu cerebro tendrá que hacer un esfuerzo extra por enlazar "MOVIDA" y "EAP". ​

También tienen el problema de la exclusividad de muchas. Si usas el ABCD para recordar los fármacos frenadores de la FA, de usarla para recordar cualquier otra cosa, podrías confundirte entre ambas mnemotécnicas.

​Al final, muchas se nos acaban quedando a base de repetirlas y usarlas una y otra vez, pero el esfuerzo empleado en recordarlas grande. 

Existen muchas reglas que requieren incluso mayor esfuerzo para ser memorizadas que la información original a la que hacen alusión, lo cual no tiene mucho sentido. 

Por ello, veamos una serie de reglas que se adaptan perfectamente a las fortalezas mentales que todos tenemos como mamíferos evolucionados: la memoria vísuoespacial y la capacidad imaginativa. ​

Recordar números: de lo abstracto a lo tangible

Los números no le gustan a tu memoria.

Para ella, no significan nada. Son un código alien que no merece la pena recordar.

De hecho, el número máximo de dígitos que podemos retener en la memoria no es mayor de 7+-2 dígitos (es la razón por la que los números de teléfono tienen esa exacta extensión).

Un número muy limitado, sea como sea.

Entonces, ¿cómo los atletas mentales mencionados antes pueden recordar los 100 primeros dígitos de pi o ristras de números binarios interminables?

Algo tienen que estar haciendo diferente para obtener esos resultados tan diferentes a los demás mortales. ​

Muy fácil: dan sentido a los números. Les otorgan vida.

Traduciendo los números a palabras: la creación de un código

59001620421209

¿Me habéis entendido?

Os lo diré de otra forma:

"El perro de San Roque no tiene rabo"

¿Ahora sí? Pues bien, he dicho exactamente lo mismo.

Vamos a aprender a utilizar un nuevo idioma.

Como hemos dicho, los números son entidades abstractas que no nos resultan fáciles de recordar. Tu cerebro dice: ¿qué es este signo?, ¿qué hago con él?, ¡No puedo relacionarlo con nada de lo que conozco!

Sin embargo, si conseguimos transformar números en palabras que puedan ser fácilmente visualizadas habremos terminado con el problema que supone memorizar números.

Para ello, tenemos que crear un código según el cual, cada número del 0 al 9 se corresponda con una o varias consonantes. Las consonantes serán añadidas en base a alguna "lógica interna"​ que ahora detallaremos. 

Una vez la correspondencia entre número-consonante esté hecha, solo queda añadir vocales y formar palabras concretas y visualizables. ​

Os propongo a continuación el código que Ramón Campayo explica en sus libros.

  • 0 es R: una Rueda se parece al número 0
  • 1 es T o D: el TeiDe es el pico número 1 de España. 
  • 2 es N o Ñ: tienen dos patas
  • 3 es M: tiene tres patas. Además, si la vuelcas es un 3. 
  • 4 es C, Q o K: por similitud fonética
  • 5 es L: en números romanos, la L representa al 50
  • 6 es S o Z, por similitud fonética
  • 7 es F: ¿si le das la vuelta se parecen, verdad?
  • 8 es CH, J, G: la CH, por similitud fonética. Las demás, por pena, porque no cuadran en ningún sitio. 
  • 9 es B, V o P: B y V se parecen al sonido nueVVVe. La P cambiada de orientación es un 9. 

​Y bien, ya tenemos nuestro código que permite transformar dígitos en consontantes.

Ahora, ¿cómo formamos palabras que tengan sentidos?

Añadiendo vocales a gusto del consumidor, así de fácil.

Ejemplo 1: Quiero memorizar mi tarjeta de crédito

El número en cuestión es: 6030 4056 7248 8431

​Se me ocurre lo siguiente: SOR MARÍA CREA A LISA (en) FNAC por CHICHI en CAMITA

Podéis imaginar: Una monja (Sor María) en la zona de lectura de FNAC creando (pariendo) a LISA simpson por el CHICHI en una CAMITA muy chiquitita y cuqui. A la vez que da a luz, la monja saca su TARJETA DE CRÉDITO y grita al dependiente que quiere comprar un libro. ​

NOTA: en el ejemplo propuesto las preposiciones y artículos no computan como palabras. Las utilizo de relleno para darle mayor sentido a la frase. ​Intenta encontrar palabras fácilmente visualizables y huye de los términos abstractos o ambiguos. 

Cuanto más obsceno, dantesco, humorístico, sexual o bizarro sea el contenido de la escena, mayor capacidad para memorizarla tendrás.

Visualizad la escena con todo lujo de detalles. ¿Cómo es la sección del FNAC? ¿a qué huelen los libros? ¿Qué ropas lleva la monja? ¿Cómo grita cuando da a luz? ¿Quién le asiste?

Cuanto más detalles, mejor. 

Cuanto más estrafalario, mejor.

El introducir en la escena la tarjeta de crédito es crucial, porque es la pista que le dirá a tu memoria que esa escena corresponde al número de tu tarjeta de crédito y no a otra cosa. Es el dato localizador. 

Ejemplo 2: Fechas históricas

Digamos que te has propuesto recordar la fecha del nacimiento y muerte del gran médico español Pío Baroja: 28 de Diciembre de 1872 a 30 de Octubre de 1956.

Como sabes, si pretendes cometer esos datos a tu memoria a fuerza de repetición, vas a pasarlo mal.

Pero puedes crear con el código que ya conoces lo siguiente:

​28121972/30101956 es

NACHO con TUNA y TOGA AFINA a MUERTE la RATA de BLASA

Ahora cierra los ojos: imagina a algún NACHO (¿conoces alguno?) con su TUNA y vestido con TOGA​ en algún lugar público que te sea familiar. Ahora, se le ha desafinado su guitarra, pero por suerte, pasa BLASA (de Cruz y Raya) por allí con su mascota (una fea RATA). Nacho, despiadadamente coge a la rata y AFINA su cola con mucho ahínco (a MUERTE), como si fuera una cuerda de guitarra. La pobre Blasa cae desplomada en sollozos, cuando aparece el gran Pio Baroja en escena y la consuela con su gran empatía. 

Esta escena, si la visualizas bien, con todos los detalles y aspectos personales que puedas, será suficiente para memorizar para siempre la fecha de nacimiento y muerte de Pio Baroja. ​


​Al comenzar a usar estas reglas te sentirás torpe, igual que al comenzar a aprender un idioma. Las correspondencias numéricas no fluyen con facilidad, tienes problemas encontrando palabras a partir de números.

Es normal.

Conforme vayas adquiriendo destrezas reconocerás palabras a partir de números automáticamente (entonces, las matrículas de los coches cobrarán vida) y transformarás sin problema números en palabras.

La belleza de esto es que es algo totalmente personalizable. En función de tus vivencias, experiencias, personas conocidas, series o películas que adoras, viajes, hobbies, etc. puedes construir escenas propias de alta calidad. 

 Y la mejor escena es la que tu creas, porque esa familiaridad, ese sentido único que para tí tienen las creaciones, es lo que permite después recordarlo con facilidad. ​

Memorizando listas: si quieres recordar, imagina y conecta

​Sales de tu casa directo a Mercadona a comprar lo siguiente: ajo, semillas de lino, cacao en polvo, salmón, aceitunas, pechuga de pollo, semillas de chia, fresas, papaya y alcachofas. 

En el mejor de los casos, has tenido que apuntarlo todo en alguna nota en tu móvil. En el peor de ellos has pasado de hacerlo, y claro, acabas comprando chocolate Milka, Napolitanas y Fanta sabor maracuyá. 

​Pero hay otra alternativa: dedicar 2 minutos a recordar la cesta de la compra con la siguiente técnica. 

La clave consiste en imaginar vívidamente algo que te recuerde a cada ítem y relacionar dicho ítem con el siguiente hasta que se acabe la cadena. De esta forma, cada ítem te llevará al siguiente automáticamente.

No puedes perderte ni saltarte ninguno.

Vamos a intentarlo:

  • Ajo
  • Semillas de lino
  • Cacao en polvo
  • Salmón
  • Aceitunas
  • Pechuga de pollo
  • Semillas de Chia
  • Fresas
  • Papaya
  • Alcachofas

Entras en Mercadona y hay un vampiro (AJO) vendiéndote forzosamente dos artículos: SEMILLAS DE LINO en su mano derecha y CACAO EN POLVO en la izquierda. Como es bastante prepotente y te agobia, decides ir a la pescadería, coger un SALMÓN y darle un salmonazo para que te deje en paz. Pero el salmón tiene su propia agenda, y después de impactar en la cara del vampiro va dando saltitos por la tienda hasta quedar colgado en un olivo que han puesto en el centro del comercio, como si de una ACEITUNA se tratara. Tú, compungid@, vas a por el Salmón escapado, pero antes de "recolectarlo" una dependienta PECHUGONA te CHÍA (chilla): ¡el salmón no se coge, es para clientes VIP! Tolerar tan basta negativa no es lo tuyo, por lo que llamas llorando a tu PAPÁ(ya), que viene enseguida en una ALCACHOFA voladora a traerte nutritivas FRESAS, lo cual alivia tu pesar. 

Una vez más, trata de incluir todo los detalles que sean posibles. Con el vampiro huele la sangre y el olor a ajo. Huele el salmón. Analiza la cara del vampiro cuando le das una ostia. Analiza a la dependienta enfadada y pechugona. Trata de dar vida a la escena. 

Si lo haces bien, es imposible olvidar nada, pues cada ítem te lleva al siguiente. La historia se puede hacer más larga o más corta, y sirve para recordar listas de cualquier tipo.

Memorizando listas en orden: el casillero mental​

Si con esto no tienes suficiente y quieres, además de memorizar una lista, saber exactamente qué posición ocupa en la misma cada elemento, aquí explico cómo.

Para ello, tienes que elaborar un "casillero mental" con el código de números y consonantes que hemos detallado en el apartado anterior, de manera que a cada casilla le corresponda una imagen muy clara. Esa imagen no la cambiarás por nada del mundo. 

Vamos a elaborar las 15 primeras casillas de tu casillero (la H es muda y no computa):

  1. Puede ser: Té (imagina una taza), Eté (el extraterrestre) o Tea (antorcha)
  2.  Puede ser Ana (¿conoces alguna?), Huno, Heno, Ano
  3.  Humo, Mea, Mou (Simpsons)
  4.  K.O (imagina boxeador)
  5.  Ola, Hilo, Ala
  6.  Oso, USA
  7.  Feo (todos conocemos alguno)
  8.  Hacha, Hucha (cerdito), 
  9.  Uva, Buho, Ave (la que quieras)
  10.  ToRo
  11. Teta
  12. Atún
  13. Tom (Riddle)
  14. TAC 
  15. Hotel

Recuerda, da igual cómo rellenes tus casillas, pero procura que sea una imagen visualizable. "Teta" es más visualizable que "Humo", y por lo tanto más fácil de recordar. 

El casillero se puede extender hasta el infinito. A la casilla 115 le podemos poner: "DEDAL" y a la 245: "ANCLA". Con hasta tres cifras, es fácil crear palabras. De esta forma, de rellenarlo completamente, tendrías un casillero de 999 cifras.

Es decir, podrías recordar sin problema 999 elementos.​

Si quieres recordar cuatro cifras, a las que van desde el 1000 al 1999 las puedes visualizar en una playa desierta (por ejemplo). Al tercer millar, en un planeta intergaláctico. Al cuarto millar, en el fondo marino, y así sucesivamente. Es decir, usas los mismos ítems que ocupan tu casillero desde el 1 al 999, pero añades una dimensión espacial distinta que te dice que estás en el segundo, tercer, cuarto o quinto millar. De esta forma un ANCLA en un planeta como los de Interestelar sería la casilla 2245, por ejemplo.​

Ahora ya puedes memorizar 9.999 ítems. No está nada mal para empezar. ​

​Utilicemos ahora el casillero para algo útil: vamos a memorizar 11 enfermedades con herencia autosómica dominante. 

  • Corea de Huntington
  • Distrofia miotónica de Steinert
  • Esclerosis tuberosa
  • Esferocitosis hereditaria
  • Hipercolesterolemia familiar
  • Neurofibromatosis tipo 1 y 2
  • Osteogénesis imperfecta
  • Otosclerosis
  • Poliposis colónica familiar
  • Síndrome de Marfan
  • Ataxia espinocerebelosa tipo 1 y 2

Ahora solo tenemos que linkar cada casillero mental con el ítem que queremos memorizar. Si en el casillero 1 tenemos "TEA", podemos imaginar un Cazador (Huntington) con una antorcha. Si en el 2 tenemos HUNO, imaginamos un guerrero japonés debilucho y atrofiado. En el 3 tenemos HUMO: imaginamos un TUBÉRCULO (patata) en llamas y echando humo. 

Pero, ¿y cómo se que esta lista corresponde a "Enfermedades AD" y no a otra que memorice en el futuro?

​Para ello, tienes que darle exclusividad a la escena. Si estás memorizando estas enfermedades, puede servirte que el escenario donde veas todo sea algo que te recuerde a "Enfermedad" y "Dominante". Quizás un majestuoso palacio con un montón de enfermos deambulando como zombies en la entrada te ayude. 

De esta forma, podrás saber qué posición exacta de la lista ocupa cada enfermedad, pues si te digo: "Corea de Huntington", en tu cabeza vas a ver un cazador con una antorcha =Tea= 1º casilla.

​Las posibilidades son infinitas y el límite lo pone tu imaginación. La clave está en dominar tu casillero mental para automatizar el proceso y ganar tiempo. Si siempre usas las mismas imágenes y las haces tuyas añadiendo detalles significativos para tí, estarán disponibles siempre que tengas que memorizar una lista de cosas.  

El método del loci: la mnemotécnica definitiva

La última técnica que describiremos hoy es, sin duda alguna, la más potente.

Permite recordar en orden una cantidad de elementos prácticamente ilimitada.

Su nombre, Palacio de Simonides o método del loci (el plural de locus, lugar), hace referencia a Simonides de Ceos, poeta griego al que se le atribuye la invención de la técnica allá por el siglo V A.C.

El método aprovecha a la perfección nuestra buena memoria visuoespacial: como hemos dicho, recordar lugares para nosotros es pan comido. 

Para poder utilizarlo solo tienes que tener un conjunto de datos  a memorizar y un lugar familiar que conozcas muy bien. 

Vamos a utilizar, por poner un ejemplo sencillo, nuestra humilde morada, tu casa. 

Acto seguido vamos a dividir el "Palacio" en tantos loci (lugares) como cosas quieras memorizar.

Digamos que hoy te sientes valiente y pretendes memorizar los tóxicos cerebrales que pueden desencadenar encefalopatía hepática, siendo estos los siguientes:

  • Amoniaco
  • Mercaptanos
  • Fenoles
  • Aminoácidos aromáticos
  • GABA
  • Benzodiacepinas

Ahora solo queda elegir 6 locus sucesivos de tu casa:

  • En el portal de tu piso imaginarás que la limpiadora te echa AMONIACO en la cara. ¡Maldita sea, que peste huele!
  • Subes a duras penas por las escaleras para llegar al piso en el que vives, pero te asalta un Mercader enseñandote, nada menos, que su lindo ano. MERCAptANO.
  • Al llegar a la puerta de tu hogar hay tres maestros "Fen" (no tienen dientes, no pueden pronunciar bien) meditando y no te dejan entrar. ¡Malditos FENOLES!
  • Consigues entrar y en el recibidor te han dejado un presente muy AROMÁTICO que hueles con pasión.
  • Sigues avanzando hacia el pasillo donde otro extraño aparece: un señor con GABArdina con cara de susto.
  • Finalmente llegas a tu habitación para darte cuenta de que Karim BENZema​ (jugador de futbol) está durmiendo en tu cama.

Una vez más, si ves con claridad y detalle las imágenes y recorres el "Palacio" un par de veces, no puedes olvidar ningún ítem. Conoces tu casa como la palma de tu mano, y una vez que llegues a cada uno de los "loci", aparecerá automáticamente aquello que hayas visualizado. 

No falla.

¿Quieres memorizar los 100 primeros dígitos del número pi? Con esta técnica es sencillo:

Palabras finales

Para terminar, vuelvo a incidir en la importancia de dominar en cierto grado la materia en cuestión antes de utilizar las mnemotécnicas. Realizar un esfuerzo de estudio siempre es necesario. Te estarías engañando si pretendieses utilizar solo estas técnicas para estudiar. 

Enfrentarte a un material consiste en, primero, por todos los medios tratar de entenderlo, de hacerlo tuyo, llevarlo a tu mundo, ser capaz de explicarlo, de representarlo mediante esquemas, dibujos y definiciones propias.

Todo lo que se puede razonar, no debe ser memorizado

Cuando por la naturaleza de los datos la razón no es una opción (ejemplo: las listas de ítems que hemos tratado), usamos la fuerza bruta: reglas mnemotécnicas.

Úsalas como un recurso más para recordar aquellos datos que te son imposibles de razonar.

Por desgracia, la mayoría de oposiciones y exámenes de universidad contienen miles de datos no razonables, ante los cuales la mayoría de estudiantes se sienten desvalidos.

Pero ahora ya no tienes por qué, pues tienes en tus manos las herramientas para memorizar lo que quieras, siempre que le dediques el tiempo y la imaginación necesarios. 

Libros recomendados​

Para el que esté interesado en seguir aprendiendo, aquí os dejo una lista de libros que me han sido de tremenda utilidad para adentrarme en el mundo de la memoria y el estudio. Si tenéis alguna duda o queréis consejo personal, igualmente podéis contactarme en borjawy@hotmail.com, facebook (Borja Bandera), twitter (@Borjawy) o Instagram (banderaempodera).

LIBRO NÚMERO 1: DESARROLLA UNA MENTE PRODIGIOSA, DE RAMÓN CAMPAYO. En éste libro, Ramón, plusmarquista mundial y ganador de absolutamente todo lo que se puede ganar en el ámbito de la memoria, explica las técnicas  y métodos que el mismo utiliza en los campeonatos para memorizar absolutamente todo lo que se te ponga por delante en tiempo record. ​

LIBRO NÚMERO 2: LOS DESAFÍOS DE LA MEMORIA, por JOSHUA FOER. Josh es un periodista que quería saber más sobre el deporte de la memoria. Sin embargo, acabó ganando el campeonato americano de memoria. En el libro, con un estilo magistral y ameno, cuenta como lo hizo. ​

LIBRO NÚMERO 3: MAKE IT STICK, THE SCIENCE OF SUCCESSFUL LEARNING. Este libro escrito por tres profesores de Harvard y disponible solo en Inglés, es un compendio de aquellas técnicas validadas científicamente que facilitan un aprendizaje óptimo, eficiente y duradero. Para mí, es un must read con todas las de la ley.​


Your content here...

Comparte la información con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone
Dr. Bandera

Médico Interno Residente (MIR). R1 Endocrinología y Nutrición. ¿Mi pasión? El potencial humano. ¿Mi misión? La optimización de la salud desde una perspectiva integradora.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Los campos requeridos están marcados. Su email no será publicado.*

Únete y crece con nosotros semanalmente

Quiero hacer una donación

Te esperamos en las RRSS!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Correo

empoderamientoporbandera@gmail.com