Aprender es mi trabajo (I): Qué significa estudiar y por qué podemos hacerlo mucho mejor

Aprender es mi trabajo (I): Qué significa estudiar y por qué podemos hacerlo mucho mejor
 \  Aprendizaje  \  Aprender es mi trabajo (I): Qué significa estudiar y por qué podemos hacerlo mucho mejor

Aprender es mi trabajo (I): Qué significa estudiar y por qué podemos hacerlo mucho mejor

Comparte la información con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Aprender es el trabajo de un creciente número de personas en nuestro país. 

Cada año, cerca de millón y medio de personas se matriculan en grados universitarios, estudios de máster o doctorados. 

El único trabajo de todos ellos durante los próximos años, la actividad de la que derivarán su "éxito" o "fracaso" (así, entrecomillado) será una: aprender

Aprender habilidades técnicas e incorporar conocimientos teóricos​ con el (a veces ilusorio) objetivo de aplicarlos después en el "mundo real" es su misión, la única responsabilidad de la gran mayoría durante años. 

Nadie te pondrá en entredicho la importancia de aprender. Lo estamos haciendo continuamente, consciente o inconscientemente.

Si quieres crear una startup, tienes que aprender​. 

Si quieres operar aneurismas, tienes que aprender.

Si quieres invertir en bolsa, tienes que aprender.

Si quieres mantener una relación viva durante mucho tiempo, tienes que aprender. 

El factor más determinante de la calidad de vida de una persona es su capacidad para aprender y utilizar lo aprendido para crear cosas que tengan significado y estén alineadas con sus metas. 

Pero lamentablemente, nadie nos enseña, a lo largo del proceso que va desde la educación primaria a la universitaria, cuál es la mejor manera de hacerlo, cuál es la mejor manera de aprender​.


En mi principal área de conocimiento, la Medicina, hasta hace pocos años las decisiones se tomaban en base a los siguientes preceptos

  1. Tradición (siempre se ha hecho así)
  2. Experiencia (a mí me va bien así)
  3. Intuición (en base a lo que sé, siento que puede ser así)
  4. Autoridad​ (por mis huevos que es así)

Pero por suerte o por desgracia, esto cambió con el nacimiento de la llamada Medicina Basada en la Evidencia (MBE), que postulaba que, para poder tomar decisiones acertadas, las distintas opciones debían ser testadas en estudios bien realizados que posibilitaran dilucidar objetivamente qué opción es la mejor.

Lejos de ser perfecta, la MBE nos aportó un sistema que, al menos, nos acerca a la opción más correcta por ser la que mejor resultados da​ (al menos es así sobre el papel, llevarla a la práctica es otro tema).


En el ámbito de la educación, seguimos en la primera fase de la analogía con la Medicina, es decir, seguimos actuando por tradición, experiencia personal, malos consejos o intuición.

Sin embargo, la Psicología cognitiva, un área del conocimiento que se dedica a estudiar cómo el Ser humano aprende, percibe o maneja la información, entre otras cosas, ha arrojado ciencia bastante interesante sobre cuáles son las armas más potentes y eficientes que un estudiante puede utilizar para aprender a largo plazo.

No puedo dejar de pensar que de las más de 10.000 horas que he pasado delante de libros y apuntes de Medicina, una gran fracción ha sido desaprovechada. Si contabilizamos las horas pasadas en "clases magistrales", delante de powerpoints o en "seminarios", y el rédito que estas actividades han proporcionado a nivel de conocimientos, os puedo asegurar que es bastante desalentador. 

El 95% del conocimiento duradero y sólido que he obtenido durante estos años y que han permitido que obtenga el grado​ ha ocurrido en un lugar: mi escritorio. 

Seré claro: hay formas de estudiar validadas empíricamente que facilitan el aprendizaje a largo plazo y otras que, directamente, son una traba para ello. ​

Por lo tanto, si te ciñes a estas técnicas y métodos tendrás muchas más posibilidades de aprender efectivamente que si sigues haciendo lo mismo de siempre. ​

De todo ésto se siguen dos noticias, buena y mala:

  • La mala:  la mayoría de nosotros estudiamos​ con técnicas que consumen mucho tiempo y son poco eficientes. Además, las técnicas más eficientes son bastante contraintuitivas, por lo que si no te has topado con ellas es difícil que las descubras por tí mism@.
  • La buena: sabemos qué técnicas y maneras son las más costo-efectivas y potentes para aprender a largo plazo. Solo queda poner nuestro esfuerzo en implementarlas y hacerlas un hábito. 

Entonces, veamos, a la luz de la Psicología cognitiva, qué hacemos mal y cómo podemos hacerlo mejor para que realicemos nuestro trabajo, aprender, de la mejor manera posible. 

El método estándar: "repítelo hasta que lo aprendas, o mueras"​

​Como venimos diciendo, la forma de estudiar de más del 80% de estudiantes, según la mayoría de encuestas y trabajos es:

Releer, subrayar y repetir la información indiscriminadamente hasta que sentimos cierto nivel de "maestría" sobre la misma.​

​Sin embargo, hay razones más que suficientes para no hacer de la "relectura y repetición de la información" nuestra estrategia de estudio:

  1. Consume muchísimo tiempo
  2. No permite memorizar a largo plazo
  3. Nos crea la ilusión de que dominamos el material, no siendo así. La cantidad de tiempo empleada delante del material y la creciente familiaridad derivada de la lectura nos hace pensar que dominamos el tema. La sorpresa habitualmente viene en el examen. ​Pero el tiempo pasado estudiando no se correlaciona de ninguna forma con la maestría del alumno. 

Ilustremos mejor el argumento con algún estudio:

En un trabajo publicado en Contemporary Educational Psychology se puso a prueba la estrategia de releer un material con un breve intervalo de tiempo entre lecturas para incrementar la retención a largo plazo​. Los resultados se pueden resumir en:

In four experiments, we evaluated the effectiveness of rereading relative to a single reading in a context paralleling that faced by students in the classroom. Participants read educational texts (textbook chapters or a Scientific American article) under intentional learning instructions. Learning and memory were tested with educationally relevant summative assessments (multiple choice, short-answer questions, and text summaries). With only several exceptions, rereading did not significantly increase performance on the assessments.

LECCIÓN Nº1


Releer un material sin más, es decir,  exponerse repetidamente a una información sin hacer nada más con ella, en el mejor de los casos, provee mínimos incrementos de retención a largo plazo.

¿Por qué es tan poco efectivo el hecho de leer y repetir la lectura como estrategia de aprendizaje?​

Leer, si se hace bien, consiste en dar significado a un conjunto de letras, palabras y espacios establecidos por convención, que después de pasar por las áreas cerebrales del lenguaje se transformarán en nuestro sistema nervioso en inputs de otra índole: imágenes, sensaciones, ideas o meros conceptos que irán y vendrán por nuestra conciencia un periodo de tiempo determinado. Leer por tanto es dar significado a un código humano.

Lo mismo podríamos decir de ver la televisión o escuchar una conversación: nuestros sentidos están dando significado a un código, en este caso codificado en píxeles de información o en ondas sonoras. ​

El "problema" es que nuestro sistema nervioso es muy selectivo con aquella información que hace suya (que memoriza a largo plazo). La evolución ha puesto trabas para que el acto de memorizar no sea fácil. Reflexiona sobre el hecho de que cada vez que aprendes algo a largo plazo, estás modificando físicamente tu cerebro. Estas cortando sinapsis y fortaleciendo otras, estás cortando carreteras neuronales y echando fertilizante a otros caminos menos transitados. Esta modificación cerebral, a la postre, hará más sencilla o más compleja tu supervivencia como especie, es decir, no algo a tomar a la ligera. 

Recordad el principio magistral de la biología: a la vida le gusta sobrevivir. ​

¿De verdad piensas que APRENDER (con mayúsculas: aprender de verdad) debería ser una tarea sencilla? ¿Qué control tendríamos sobre nuestro sistema nervioso, si cada vez que te expones superficialmente a una información la aprehendieras, la hicieras tuya? Estaríamos modificando nuestro cerebro sin dirección ni propósito continuamente, y como especies, ya no estaríamos aquí. Ser incapaz de olvidar, tener una memoria veleidosa que se apegue a todo, es una maldición, no un triunfo. 

Que aprender sea una tarea ardua es un imperativo evolutivo, no un capricho de los dioses. 

Por lo tanto, aquí va el principio número uno sobre el aprendizaje efectivo: 

MÁXIMA Nº1 DEL APRENDIZAJE EFECIVO


Cuando el aprendizaje requiere esfuerzo, es más duradero y sólido. Además, sera tanto más duradero cuanto más esfuerzo hallamos empleado en establecer esa memoria, esas sinapsis, esa modificación de tu cerebro. 

Cómo hacerlo mejor: estrategias validadas para un apr​endizaje efectivo

​Entonces:

¿Qué podemos hacer para una mejor memorización y aprendizaje?

¿Vale cualquier "acto de esfuerzo"?

Ya que me va a costar trabajo, ¿cuál es la forma más costo-efectiva de estudiar?

Todas estás preguntas serán respondidas en los siguientes posts.

Pero no huyas, aquí​ va un anticipo de lo que se podría considerar aprendizaje efectivo, todas ellas sustentadas por la máxima nº1 que acabamos de ver y validadas empíricamente durante los últimos 40 años.

  • Recuerdo/recuperación activa (retrieval). El hecho de, voluntaria y activamente, tratar de traer a la memoria una pieza de información que hemos memorizado en el pasado interrumpe el proceso de olvido y además, fortalece la memoria (y por tanto, las sinapsis que la sustentan). Para recordar, recupera la información frecuentemente. Esto es diferente de los típicos "repasos", que consisten en sentarse otra vez delante de las notas y leerlos pasivamente. 
  • Repetición espaciada (spaced repetition). No toda la repetición es inútil. Cuando dejamos que pase un periodo considerable de tiempo entre sesión y sesión de estudio, exponerse de nuevo a la información SÍ parece ser útil. El intervalo de tiempo deberá hacerse mayor conforme el número de "exposiciones" vaya aumentando. Esto es así porque al dejar pasar tiempo, la memoria se debilita, y el esfuerzo necesario para "reavivarla" es precisamente el factor que fortalece la memoria a largo plazo. 
  • Intercalar materias/temas relacionados (interleaving)
  • Tratar de solucionar un problema antes de obtener la solución
  • Testar/Evaluarte continuamente. Esta estrategia tiene un doble fin, y no es el de estresarte aún más. Por un lado, ayuda a calibrar qué parte del temario dominas y cuál necesita más trabajo por tu parte. Por otro lado, estamos usando el retrieving. Recuerda, el hecho de hacer un esfuerzo para traer a la memoria una información previamente codificada, fortalece la memoria. Considerad los exámenes una herramienta de aprendizaje, no de evaluación. 
  • Elaboración. Es el proceso de dar significado a un material nuevo expresándolo según tus propias palabras, conceptos, ideas y modelos de pensamiento, además de conectarlo con el conocimiento que ya tienes, con lo que ya sabes. 
  • Generación. Consiste en utilizar una pieza de conocimiento y hacer algo con él, utilizarlo como herramienta para generar nuevas ideas, conceptos o usos. 
  • Conectar lo que estás aprendiendo con todo lo que ya sabes. ¿Puedes imaginar un entramado neuronal, con sus neuronas, dendritas y axones? Cuanto más poblado y conectado esté el entramado, más información es capaz de portar y más accesible es esa información. De la misma forma, cuantas más conexiones seas capaz de establecer entre lo que estás aprendiendo y lo que ya sabes, más posibilidades tienes de recordarlo a largo plazo. 
  • Reglas mnemónicas. Y no hablo de las típicas mnemotécnicas de uso común. Hablo del Palacio de Simónides, la técnica del enlace, asociaciones inverosímiles, y otras tantas. Son herramientas que te permiten memorizar en orden 15 efectos secundarios de un fármaco, una lista de la compra de 20 ítems o una baraja de 60 cartas con un poco de práctica. 

Si te sirve la información que aquí encuentras te paso la antorcha: ¡compártela por ahí!

Si, además, quieres estar al tanto de publicaciones no te olvides de suscribirte a nuestra lista!

Comparte la información con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone
Dr. Bandera

Médico Interno Residente (MIR). R1 Endocrinología y Nutrición. ¿Mi pasión? El potencial humano. ¿Mi misión? La optimización de la salud desde una perspectiva integradora.

Entradas relacionadas

2 comentarios

  1. Muy interesante, Borja. Espero las próximas entregas.

    ¡Un saludo!

    Dani López
    • Gracias Dani, no tardarán mucho en llegar. Un abrazo!

      Dr. Bandera

Dejar un comentario

Los campos requeridos están marcados. Su email no será publicado.*

Únete y crece con nosotros semanalmente

Quiero hacer una donación

Te esperamos en las RRSS!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Correo

empoderamientoporbandera@gmail.com