Nuestro manifiesto: las 10 declaraciones de Empoderamiento por Bandera

Nuestro manifiesto: las 10 declaraciones de Empoderamiento por Bandera
 \  Miscelánea  \  Nuestro manifiesto: las 10 declaraciones de Empoderamiento por Bandera

Nuestro manifiesto: las 10 declaraciones de Empoderamiento por Bandera

Comparte la información con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Empoderamiento por Bandera, plataforma dedicada al empoderamiento del individuo en el contexto de la salud y el crecimiento personal, publica su manifiesto: un conjunto de 10 declaraciones que reúnen nuestra filosofía y forma de ver al ser humano y la medicina. Sin más dilación, ¡comenzamos con nuestros 10 mandamientos!

1. La información veraz y contrastada es nuestro principal activo

“Knowledge is power. Information is liberating. Education is the premise of progress in every society, in every family”
Kofi Annan (Nobel Peace Prize Laureate)

En 2011, Eric Schmidt, el por entonces CEO de Google, afirmaba que la humanidad, hasta 2003, había generado 5 Exabytes de información (1 Exabyte equivale a 1 millón de Terabytes, que son cada uno 1000 Gb, es decir 10^9 Gb).

Hoy, esta cantidad se genera en 48 horas.

Con semejante alud informativo generándose continuamente es comprensible que el rigor y la calidad de la información hayan disminuido dramáticamente.

Todo el mundo crea, todo el mundo opina, todo el mundo parece tener conocimientos de ingeniero, arquitecto o médico, y da consejos como tales.

Por otro lado, la manipulación de la información sigue estando más vigente que nunca. El precio a pagar es la desinformación en la era de la información.

Por ello, el adecuado procesamiento, manejo, filtro, síntesis y exposición clara y honesta de la información es una necesidad de primer orden. Este es nuestro propósito, ser artesanos del conocimiento y entregarte información de calidad, entregarte poder. Empoderarte.

Priorizaremos lo práctico sobre lo exacto, si bien algunos artículos serán necesariamente más profundos y detallados.

Priorizaremos también la calidad ante la cantidad. No queremos un ritmo de publicaciones frenético, pero si queremos que cada entrada aporte algo de valor y conocimiento.

De lo contrario sería esfuerzo tirado a la basura.

Y sobre todo, escucharemos a nuestros lectores a la hora de generar contenido. La razón de existir de una plataforma virtual siempre será el público que se beneficia de su existencia.

2. El empoderamiento para la salud y el crecimiento personal es una necesidad

“The truth is like a lion. You don’t have to defend it. Let it loose. It will defend itself”
Saint Agustin

El concepto de empoderamiento no es una entelequia o una utopía.

Es una necesidad en la medicina y la sociedad.

En 2012 se celebró la primera conferencia europea sobre empoderamiento en Copenhague, Dinamarca (1). En dicha conferencia, llevada a cabo por la ENOPE o European Network on Patient Empowerment y organizada por la oficina europea de la OMS, se reunieron especialistas en salud pública, ministros de sanidad, médicos y más importante, pacientes. El objetivo era debatir y compartir experiencias sobre empoderamiento para la salud.

A la cabeza del evento, Ilona Kickbusch define el Empoderamiento como un proceso que ayuda a las personas a ganar control, llevar la iniciativa, solventar problemas y tomar decisiones, y que puede aplicarse en diferentes ámbitos, entre ellos el de la salud.

Robert Johnstone, presidente de la Asociación Internacional de Pacientes, no lo puede dejar más claro:

“Los médicos deberían bajarse de sus pedestales y los pacientes levantarse y dejar de arrodillarse”.

La enfermedad cardiovascular, el cáncer, la diabetes, la obesidad y las enfermedades respiratorias crónicas causan un 77% de la carga de enfermedad en Europa (medida por años de vida ajustados a discapacidad, es decir, años de vida durante los que una persona sufre una dolencia que disminuye de alguna forma su calidad de vida).

De todos los años de vida “manchados” por alguna enfermedad, un 77% de ellos están causados por las dolencias citadas arriba.

Y este porcentaje no disminuirá gastando aún más en pastillas, hospitales y tecnología biomédica.

Parece razonable entonces que invertir esfuerzos en aportar a la persona las herramientas que le permitan 1) optimizar su estado actual de salud para prevenir la enfermedad crónica, mantenerla lejos y 2) aprender a manejar adecuadamente la enfermedad una vez contraída, es una buena inversión de futuro.

En definitiva, el actual sistema “medicalizador” de la sociedad y “expropiador” de la salud se derrumba, no se sostiene en pie.

Las urgencias se desbordan, la satisfacción del personal sanitario cae en picado, el gasto público en salud es dantesco y peor aún, los beneficios en cuanto a salud que estos gastos generan dejan mucho que desear.

El consumo inapropiado de fármacos sigo disparándose. En España, ya somos subcampeones del mundo en consumo de fármacos, inapropiadamente en más del 50% de los casos según la OMS (2).

Malos resultados por doquier. Algo estamos haciendo mal. El cambio de paradigma es necesario.

Y como todo cambio de paradigma que haya merecido la pena suscita mucha oposición por oponerse a los poderes consolidados. Algunos argumentan que la deriva de poder hará que los gobiernos no se responsabilicen económicamente como deberían en cuanto a políticas de salud. Otros son presa de su propio ego y temen perder el poder que les confiere la bata blanca. Porque el control de algo tan íntimo y preciado como la salud confiere mucho poder, y eso es innegable.

Damos gracias por tener médicos, medicinas yhospitales pero buscamos un correcto uso de ellos, porque la dosis en Medicina es clave. Poca Medicina hace daño. Demasiada Medicina también.

Sin duda el empoderamiento afronta numerosos retos: reformas políticas, sociales, de salud pública, vencer la inercia del paternalismo médico, domesticar egos, identificar y llegar a los más desfavorecidos o entrenar a profesionales y pacientes son algunos de ellos.

Pero el mayor reto es el cambio de mentalidad que todo ello supone. Puede sonar a blasfemia, pero en esta sociedad no todos quieren independencia y libertad. Bien lo describe el psicoanalista y psicólogo social Erich Fromm, en su libro El miedo a la libertad.

La salud, como casi todo en la vida, no funciona según la “ley del blanco y negro” sino según la “ley de los infinitos grises”. 

Si el 0 es muerte, el 100 es la máxima salud posible en función del potencial biológico de cada uno y 50 es el comienzo de la enfermedad, es sensato pensar que merece la pena trabajar por un 100, o al menos un 98 o 99, ¿verdad que sí?

¿Quiere decir esto, que si estoy en el 100 no puedo enfermar?

No, pero será mucho más difícil.

Incluso si lo consigues (enfermar), como tu cuerpo está acostumbrado a un estado de salud 100 y no a un 60, se recuperará antes. Ni que decir tiene que tus posibilidades de llegar al tenebroso 0 también disminuyen.

Cuando trabajamos con sistemas vivos no hay certezas, tenemos que jugar con probabilidades, con papeletas. Pero trabajar para que esas papeletas nos favorezcan siempre es bueno.

El problema, una vez más, es que el sistema de salud actual es muy bueno para sacarte del estado de enfermedad (y gracias al cielo por ello) y dejarte, llamémosle así, en un estado de “salud mínima” (un 50-60) donde puedes volver a la comunidad y ser más o menos funcional.

Pero más allá de este estado “borderline” estamos solos. Nuestra tarea es posicionarnos, con nuestros propios medios, habilidades y esfuerzos, lo más cercano a 100 que nos sea humanamente posible.

Y para esto no hay pastillas, operaciones, milagros ni unicornios que te ayuden. Para emprender el camino hacia la salud máxima se necesita conocimiento, motivación y trabajo, mucho trabajo.

Expuesto el problema y el camino a seguir solo queda hacer un llamamiento a vosotros, los efectores de este cambio de paradigma.

Paradigma que solo cambiará con nuestro esfuerzo continuado. Por tanto, avancemos con paso firme y decisión, queda mucho trabajo por hacer.

3. Nuestra visión del ser humano es integrativa

En el paradigma empoderador el ser humano no puede abordarse desgranando cada una de sus partes, estudiándolas minuciosamente y después sacando conclusiones.

Creemos que el ser humano es un todo integrado por al menos cuatro dimensiones: biológica, psicológica, social y espiritual.

Cada una de estas dimensiones es afectada por e influye en las otras tres. Si ignoras una de ellas, estás afectando negativamente a las otras. Si potencias una, las otras tres se fortalecen.

Problemas del modelo médico actual

  • Biologicista en exceso. Aunque a nivel teórico el llamado modelo biopsicosocial haya ganado fuerza en la última década, a nivel práctico la dimensión biológica, con brillantes excepciones, es prácticamente la única tomada en consideración por el personal sanitario. Doy fe de ello.
  • La hiperespecialización, un cuchillo de doble filo. La especialización in extremis ha llevado a poder conocer y solventar problemas muy concretos y a un gran desarrollo de la ciencia médica sin lugar a dudas. Pero por otro lado es fácil, tremendamente fácil, perderse en el árbol (o el arbusto) y dejar de ver el bosque. Si perdemos de vista las cuatro dimensiones de las que hablamos, la calidad de la asistencia se resiente. Siempre.
  • Ignora por completo la dimensión espiritual. La espiritualidad, que nada tiene que ver con la religión, el adoctrinamiento y el dogmatismo, es una parte insalvable de nuestras vidas y una fuente de bienestar muy denostada hoy en día. La espiritualidad nace de la necesidad del ser humano de hacerse preguntas y buscar respuestas, nace del sentimiento de conexión con algo mayor a nosotros que ha acarreado la especie humana desde que se bajó de los árboles, nace de la fascinación por lo intangible y la necesidad de trascendencia, sentido y propósito. La compleción y satisfacción de esa necesidad humana es un paso más en el camino hacia una experiencia vital plena.
  • Inflexible con las nuevas perspectivas. Algunos llevan a tachar acercamientos más globales al ser humano y que se salen de los estándares, como la psiconeuroinmunología, de pseudociencia. Para tirarles un libro a la cabeza.

4. El crecimiento personal es nuestro marco teórico

Hasta ahora hemos tratado el empoderamiento desde una perspectiva sanitaria. Sin embargo, me gustaría expandir el concepto, aumentar sus límites al ámbito del desarrollo y crecimiento personal. Lo que Bruce Lee conocía por “self-actualization” (también fue desarrollado por Abraham Maslow y otros profesionales de la psicología, pero Bruce mola más).

Esto es, la búsqueda activa e intencionada de la mejora continua y progresiva de todas las esferas que conforman nuestra vida. La única certeza que tenemos la especie humana es que en breve estaremos en la caja (o la urna). ¿Por qué no explorar al máximo, tratar de rendir al máximo, contribuir al máximo y aprender todo lo posible? ¿Tenemos acaso algo que perder? ¿Por qué quedarse agazapados, paralizados por nuestros miedos e inseguridades toda una vida para que al final del camino, cuando la caja se acerca, nos mate el arrepentimiento de no haber vivido en absoluto?

Para mí, progreso=felicidad, espero que para ti también.

Ahora lanzamos otra pregunta al aire: ¿pueden ser la autoestima, la motivación, el tener un propósito definido en la vida, el autocontrol mental y emocional o la creación de hábitos, poderosos determinantes de la salud? ¿Está una persona motivada, realizada, resiliente y con alta capacidad de autocontrol más sana que otra desmotivada, sin propósitos que seguir, inestable emocionalmente o incapaz de sobreponerse a las adversidades?

En empoderamiento por Bandera creemos que SÍ.

Por lo tanto, si consideramos a estos “determinantes de poder” como elementos generadores de salud, ¿Por qué no enseñarlos, promoverlos, estudiarlos de igual forma que se le enseña a un diabético a controlar la cantidad insulina que necesita?

5. Utilizamos lo que sirve y desechamos lo que no

En esta plataforma adoptamos una actitud eminentemente práctica.

No nos gustan los antis y los pros. Nos movemos en la gama de grises.

Hoy en día abundan las clasificaciones dicotómicas: antivacunas/provacunas, antiaborto/proaborto, de derechas/de izquierdas y un largo etcétera.

Parece que tenemos la necesidad de clasificarnos eternamente hasta extremos casi negligentes. Pero en ocasiones tanta identificación conlleva cierta pérdida de libertad.

Poner etiquetas e identificarse puede ser sumamente contraproducente a veces. Si me nombras, me niegas, decía Søren Kierkegaard.

Obviamente, tenemos inclinaciones claras y definidas, que quedan recogidas en éste manifiesto. Pero huimos del dogmatismo.

Nuestro modus operandi será analizar, escoger aquello que funciona (o analizar si funciona si no se conoce su efectividad), y desechar lo que no funciona.

Sin egos por medio. Sin posiciones “cientificistas” que dejen de lado otras doctrinas igualmente eficaces, lo cual es a fin de cuentas, perseguir un dogma.

La ciencia no debe nunca convertirse en un dogma. La ciencia es una herramienta de análisis inquisitivo del universo, no la verdad universal.

La ciencia es un método más para llegar a conocer la verdad, no la verdad.

Si funciona y es útil para mejorar nuestras vidas, bienvenido sea.

6. Defendemos la salud desde una perspectiva evolutiva

“Nada en biología tiene sentido si no es a la luz de la evolución”
Theodosius Dobzhansky

Lo que viene a decirnos Dobzhansky en esta cita, explotada hasta la saciedad, es que los sistemas biológicos actuales son el fruto de cientos de miles de años de evolución durante los cuales genoma y epigenoma han interactuado con el ambiente mediante continuas adaptaciones para generar lo que somos hoy día.

Somos el resultado de lo que nuestros ancestros comieron, respiraron, pensaron, sintieron, de cómo se movían y cómo se interrelacionaban con sus iguales.

Y parece ser que todas esas actividades eran muy diferentes a las que hoy día llevamos a cabo. Las claves ambientales que hoy recibimos no permiten una expresión génica armoniosa, dejándonos mucho más susceptibles a las enfermedades modernas.

Nuestro trabajo será entonces estudiar qué inputs ambientales recibió el ser humano durante la mayor parte de su historia como cazadores-recolectores y aplicarlos a la actualidad con los ajustes necesarios.

Estos inputs, si bien son muy variados, siguen una serie de patrones generales:

  • Escasez alimentaria y periodos de ayuno frecuentes 
  • Alimentos REALES, ofertados por la naturaleza, no por una fábrica.
  • Actividad física de intensidad moderada-alta con cierta periodicidad y actividad física de baja intensidad a diario.
  • Ausencia de exposición a contaminantes ambientales y xenobióticos
  •  Gran sentido de la comunidad, de la unidad (el bienestar de la tribu era lo más importante)
  •  Mayor conexión con la naturaleza
  •  Mayor espiritualidad

Sin embargo, creemos que la teoría Darwinista de la evolución deja algunas preguntas sin responder. No somos partidarios de poner todos los huevos en la misma cesta. En ciencia, esto suele llevar a error la mayoría de las veces. Las verdades accesibles por el hombre son relativas, no absolutas.

7. Potenciamos la figura del médico-coach o médico-motivador

En la línea de la declaración Nº4, creemos que el desarrollo de la figura del médico-coach o médico motivador va a ser decisiva en la instauración de un nuevo paradigma en medicina.

Una cierta soltura y capacidad comunicativa, la capacidad de instar a la acción, de motivar, y de ejercer liderazgo son habilidades que el todo médico debería tener en su “cartilla de servicios”.

Una de las mejores formas de motivar a una persona a la acción es predicar con el ejemplo. Pero lo cierto es que la cantidad de médicos que pasan consulta con una lata de coca-cola en la mesa o que fuman como carreteros es alarmante. Doy fe de ello otra vez.

Soñamos con que en un futuro cercano en la facultad se enseñe que la figura de médico tiene que estar capacitada para impulsar el cambio en la vida de las personas, no solo para diagnosticar y prescribir u operar (la asignatura actual “Comunicación en Medicina”, muy a nuestro pesar, no cumple este sueño).

Son los hábitos de vida y los determinantes ambientales los que mayormente condicionan la salud en la población, como ya señalaba en su revolucionario informe el ministro de salud canadiense Marc Lalonde hace ya unos cuantos años (1974)(3).

Aquellos que controlen sus hábitos y su ambiente alcanzarán un buen estado de salud. ¿Tiene sentido entrenar a la población y al personal sanitario para ello? SÍ, mucho.

8. Apostamos por un modelo que integre todas las dimensiones humanas

Derivado del punto Nº 3, explicamos aquí el modelo médico que creemos más acertado. Todo modelo que tenga en consideración las cuatro esferas (biológica, social, psicológica y espiritual) mejorará en calidad al actual, pero en nuestro caso el orden de las esferas no es aleatorio. Explicamos el modelo con un mapa mental improvisado:

Mente

You have power over your mind, not outside events. Realize this and you will find strenght"
Marcus Aurelius

Creemos que el elemento con mayor poder para determinar la satisfacción de un individuo para con su vida, su felicidad y la calidad de su experiencia vital es LA MENTE.

Cuando escucháis que la mente lo es todo, no estáis escuchando un cliché más. Por ello, defendemos todas aquellas actividades que capaciten para un mayor control mental y permitan sacarle jugo a esta herramienta tan maravillosa, tan humana, tan poderosa y tan peligrosa.

Sociedad

El ser humano es un animal social. Siempre lo ha sido. Si sufres aislamiento social, te sientes solo o vives solo tus probabilidades de morir se incrementan un 30%, concluye este meta-análisis de trabajos publicados sobre el tema entre 1980 y 2014 (4).

Si no le tienes miedo a la muerte, al menos debes entender que una vida socialmente rica va a aportarte salud, satisfacción y energía. Creemos que el desarrollo de habilidades como la inteligencia emocional, potenciar emociones como la empatía y el altruismo, tener un propósito definido en la vida que aúne tu pasión y el servicio a los demás o disponer de una red social de soporte para los reveses de la vida son potentes determinantes de salud, por encima incluso de los determinantes biológicos.

Biología

En tercer lugar nos encontramos con la biología, lo tangible, lo físico. Es el área más desarrollada de todas y hemos alcanzado un conocimiento extraordinario sobre ella en la última centuria. Para optimizar esta esfera, nos centraremos desde una perspectiva evolutiva principalmente en las siguientes áreas:

  • Una correcta nutrición, basada en comida real y no comida industrial, donde priorizaremos alimentos una máxima densidad nutricional por Kcal aportada. Alimentos de valor.
  • Control, en la medida de lo posible, de los determinantes ambientales causantes de enfermedad (xenobióticos, contaminación, etc.)
  • Entrenamiento físico, priorizando el desarrollo de fuerza, el entrenamiento metabólico de alta intensidad (HIIT) y el desarrollo de otras aptitudes físicas accesorias pero igualmente importantes.

La consecuencia del trabajo de estos tres elementos son mayor vitalidad, energía y la potenciación de las otras tres esferas.

No nos olvidemos aquí de la conexión entre nuestros pensamientos, emociones, creencias y nuestra biología.

Conexión cada vez más estudiada que funciona según una bidireccionalidad de efectos: la biología afecta la mente y la mente afecta nuestra biología. Entendiendo y utilizando esta conexión podemos mejorar mucho nuestra vida.

Espiritualidad

Finalmente, no olvidamos el aspecto espiritual de nuestra existencia, que tanto bienestar puede aportar, fundamentalmente en ciertas etapas de la vida. La necesidad de encontrarle un sentido a esta vida, conocer cuál es nuestra naturaleza, por qué estamos aquí y dónde encajamos en el universo no puede ser nunca ignorada por ningún profesional. No somos menos científicos por hablar de espiritualidad.

9. Defendemos la importancia del meta-aprendizaje

En la primera declaración hablábamos del alud informativo que sufrimos hoy día. Defendemos a capa y espada que el conocimiento es poder.

Pero para que la información se convierta en conocimiento hay que trabajarla mucho. Con meta-aprendizaje nos referimos a aprender a aprender. Desarrollar técnicas y habilidades que potencien nuestra capacidad de procesamiento de información y afilen nuestras habilidades cognitivas.

Nuestro potencial cognitivo es increíblemente mayor de lo que creemos. La británica Anne Jones ostenta el record mundial de lectura y comprensión rápida con 4700 palabras por minuto. Esto equivale a leerse el último libro de Harry Potter en 47 minutos, sin perder ni un ápice de comprensión. De ella a nosotros, los mortales, que leemos a un promedio de 250 palabras por minutos hay un gap que me asombra, me fascina y me motiva a investigar cómo el ser humano puede mejorar su cognición.

No solo de lectura rápida va la cosa. Aprender a estudiar, ser más eficientes en el manejo de nuestro tiempo, mejorar retentiva, memoria, procesamiento cognitivo, concentración, capacidad de análisis, de síntesis, de crítica. Todo ello puede mejorarse. Y el meta-aprendizaje se encarga de ello. Creo que merece toda nuestra atención.

10. Primero la verdad, después la rentabilidad

Podemos explicar esta declaración en una frase: los intereses de la industria biomédica no son los intereses de la población.

El interés de una industria (de todas las industrias) es generar un beneficio económico y el interés de la población es generar salud.

Y estos dos intereses chocan flagrantemente.

El problema no es fácil de resolver en absoluto. La industria biomédica teledirige los estudios que se realizan (5), pues aporta el capital necesario para ello.

Y claro, si pueden dar un mensaje que les beneficie como compañía, ¿cómo no lo iban a hacer?

También maquillan los resultados en el caso de que el mensaje obtenido no se ciñese a los resultados esperados, o echan mano del conocido sesgo de publicación (no publicar los estudios con resultados negativos o no positivos) haciendo muy difícil el poder confiar en los trabajos publicados.

Si esto no es suficiente, también se encargan de “formar” a los profesionales de salud, ofreciéndoles suculentas ofertas que muchas veces son difíciles de rechazar (más aún en la situación de los médicos españoles), como valientemente explica el Dr. Miguel-Ángel Martínez González en esta entrevista al Mundo (6), donde habla de los “ofrecimientos” que un alto cargo de la industria de bebidas azucaradas generosamente le hizo.

“Me ofrecieron cosas apetitosas para un investigador, como dirigir el Observatorio Nacional de Obesidad, que iba a estar financiado por ellos” nos cuenta. Todo lo que haga falta por dar el mensaje que quieren dar: las bebidas azucaradas no están relacionadas con la obesidad o la diabetes. Y es que hay mucho dinero por medio.

Posteriormente, el Dr. Martínez González descubrió que aquellos trabajos financiados por la industria eran cinco veces más proclives a publicar resultados favorables a la misma que los que no estaban financiados.

En una palabra: manipulación, manipulación, manipulación. Pero es la salud lo que está en juego.

Entonces, ¿debemos echarle toda la culpa a la industria biomédica? Pues no.

No porque son una industria y no porque juegan dentro de las reglas del sistema. Muy probablemente haya que analizar más a fondo las reglas de ese sistema y ver qué se puede hacer, tratar de cambiar el proceso de innovación en la investigación farmacológica, etc.

A ello se dedica con entusiasmo la plataforma fundada por profesionales de la salud www.nogracias.com, que con paso firme avanzan hacia la consecución de un sistema donde la salud vuelva al primer puesto de prioridades.


1. Lancet T. Patient empowerment—who empowers whom? www.thelancet.com [Internet]. 2012;379. Available from: http://www.conferencemanager.

2. España, el segundo país del mundo donde se consumen más fármacos. SUR.es [Internet]. [cited 2016 Jan 1]. Available from: http://www.diariosur.es/v/20120419/malaga/espana-segundo-pais-mundo-20120419.html

3. Hancock T. Lalonde and beyond: looking back at “A New Perspective on the Health of Canadians”. Health Promot [Internet]. 1986 May [cited 2016 Jan 1];1(1):93–100. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10286856

4. Holt-Lunstad J, Smith TB, Baker M, Harris T, Stephenson D. Loneliness and Social Isolation as Risk Factors for Mortality: A Meta-Analytic Review. Perspect Psychol Sci [Internet]. 2015 Mar 11 [cited 2015 Mar 12];10(2):227–37. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25910392

5. “Hacemos los ensayos clínicos que quiere la industria farmacéutica” | Salud | EL MUNDO [Internet]. [cited 2016 Jan 1]. Available from: http://www.elmundo.es/salud/2015/11/01/5633a478e2704e107f8b456c.html

6. El especialista volcado en la Salud Pública | Salud | EL MUNDO [Internet]. [cited 2016 Jan 1]. Available from: http://www.elmundo.es/salud/2015/12/31/5682b98046163fbc3b8b4635.html

Comparte la información con tus amigosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Entradas relacionadas

  • Medicina

    Entropía, Ambiente, Salud y Enfermedad

    Comparte la información con tus amigosSegunda ley de la termodinámica: La cantidad de entropía del Universo tiende a incrementarse con el tiempo.La entropía, ese extraño concepto físico del que tanto se habla, es una medida del desorden de un sistema. Un concepto que monitoriza el nivel de caos del que hace acopio un sistema. En

  • Nutrición

    La Medicina y Los Alimentos Ultraprocesados

    Comparte la información con tus amigosCuando una estrategia dirigida a la consecución de un objetivo no funciona, lo racional y sano es cambiar la estrategia, no perpetuarla. En la “lucha” (detesto las “luchas contra”) por disminuir la prevalencia de sobrepeso y obesidad NO ha sido éste el caso, y seguimos dando mensajes muy parecidos a

2 comentarios

  1. Acabo de dar con este blog y me encantan tanto el propósito como la redacción. Me he suscrito, espero con interés las siguientes entradas.

    P.D.: Un consejo de forma, a modo personal y con afán constructivo: al citar un estudio/web/documento externo, se agradece si en la cita (X) se enlaza el link correspondiente.

    • Gracias por tu consejo Carlos. Intentaré implementar los enlaces en las entradas sucesivas. Muchas gracias también por la suscripción. Un saludo!

      BorjaBandera

Dejar un comentario

Los campos requeridos están marcados. Su email no será publicado.*

Únete y crece con nosotros semanalmente

Quiero hacer una donación

Te esperamos en las RRSS!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Print this pageEmail this to someone

Correo

empoderamientoporbandera@gmail.com